EN REUNION DE TRABAJO CON EL NUEVO GERENTE GENERAL DEL BANCO DE FORMOSA LA DEFENSORIA DEL PUEBLO SOLICITO MANTENER Y AMPLIAR LOS CANALES VIRTUALES PARA OBTENER SOLUCIONES Y RESPUESTAS A LOS USUARIOS FINANCIEROS

Se coordinó difundir programas y herramientas diversas para una mayor y mejor Educación Financiera dirigida a jubilados, pensionados, Comunidades Originarias, estudiantes, profesionales, Pymes y emprendedores, en donde la utilización de las tarjetas de débito y crédito permitan la obtención de ventajas económicas y de tiempo para los sectores sociales más vulnerables-

En la sede Central del Banco de Formosa S.A. se reunió el nuevo Gerente General de la Entidad Lic. Juan Cruz Cabrera, con el Defensor del Pueblo Dr. José Leonardo Gialluca y el Representante de la Defensoría del Pueblo de Nación Dr. Julio Néstor Santander, quienes mantuvieron una prolongada reunión de trabajo cuyo objetivo principal se centró en el abordaje de los problemas más comunes que sufren las personas usuarias de los servicios financieros en todo nuestro territorio y como coordinar institucionalmente con una variada gama de herramientas, las soluciones diversas a los mismos. En este sentido el Lic. Juan Cruz Cabrera ratificó al Organismo de la Constitución, la Responsabilidad Social Empresarial del Banco de Formosa como capacidad de entender y dar respuestas al conjunto de solicitudes que los diversos grupos plantean en la actualidad. En tal sentido consideró como necesaria que todos podamos acceder a Programas de Educación Financiera encontrándose ya implementado «Mi Banco Fácil» portal que se ha puesto a disposición de toda la comunidad, para que de manera libre pueda informarse sobre el mundo financiero, en una forma fácil y sencilla. Además, podrá encontrar las herramientas necesarias para el manejo de sus finanzas personales, familiares, aquellas relacionadas con sus propios emprendimientos y algunos consejos sobre cómo mejorar sus hábitos financieros. Esto va dirigido a estudiantes, jubilados y pensionaos, Comunidades Originarias, profesionales, Pymes y emprendedores. El Ombudsman Provincial a su turno, solicito ampliar canales de comunicación virtuales en estos tiempos de pandemia del coronavirus para dar respuestas agiles a nuestros usuarios del sistema bancario, especialmente a la franja de los adultos mayores, personas discapacitadas y otros colectivos, “que por sus usos y costumbres continúan soportando largas filas para cobrar sus beneficios, y que al presentárseles algún inconveniente en la actualidad deben sacar un turno a través de la página web del banco, punto este al que no es tan habituados y por lo que todos aquellos que se contactan con la Defensoria del Pueblo si solucionan sus problemas, pero nuestra aspiración es siempre llegar al mayor número de personas posibles y para ello hemos puesto a disposición una serie de WhatsApp donde son asesorados gratuitamente, lo que nos permite posteriormente contactarnos con las diferentes Áreas del Banco de Formosa o Sucursales del interior provincial, otorgando así soluciones en el mismo día”. Entre otros puntos ambas partes coincidieron en la necesidad de que los titulares de tarjetas de crédito, sin desconocer las actuales problemáticas sociales y económicas, hagan un uso prudente y correcto de las mismas, así como a todos los titulares de las tarjetas de débito, utilizarlas para las compras de alimentos, pago de servicios públicos ya que todo eso trae aparejado una serie de beneficios como los de: devolución del IVA, descuentos en determinados días de la semana en ciertos supermercados y comercios ya es una modalidad desarrollada, por la seguridad al no tener que andar con dinero en efectivo, porque es sin costo, no se queda sin dinero, pudiéndose afrontar pagos con tarjeta siempre y cuando tengan fondos en la cuenta, y además es la solución a la falta de dinero en los cajeros automáticos, sobre todo, los fines de semana. Además, no hace falta cambio. Un problema de los comercios en formosa es la falta de cambio para dar vuelto. Con la tarjeta de débito se evita el problema de la falta de billetes chicos y monedas. Así, los negocios no tienen excusas para entregar caramelos en lugar de dinero; por el control de gastos, toda vez que al usar la tarjeta de débito permite tener un mejor control de gastos, ya que es imposible hacer compras por un monto mayor al que existe en la cuenta del titular. Si se acaba el dinero, la tarjeta no se puede usar, a diferencia de la tarjeta de crédito, cuyo uso genera una deuda a futuro, aun cuando esté dentro de nuestras posibilidades de pago. Por los puntos, como incentivo al uso de medios de pago electrónicos y de las tarjetas, algunos clientes pueden sumar puntos con cada pago, con los que, al cabo de un tiempo, pueden canjear por premios en el banco. Todo ello refuerza la necesidad de que “concienticemos y capacitemos a todos los sectores sociales en el uso adecuado de los nuevos medios de pagos y llamar la atención a todos aquellos comercios que ilegalmente cobren o pretendan cobrar recargos al pagarse con las tarjetas de débito, pues con estas conductas nos estamos perjudicando todos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *